DÍA #8 – Santa Gertrudis Comensoli

ORACIÓN INICIAL 

¡Ayúdame, Espíritu divino, a ser constante en mi vida espiritual, a que mi vida esté impregnada de la sabiduría divina para crecer en santidad! ¡Concédeme la gracia, Espíritu de sabiduría, de poner siempre en todo lo que haga mi corazón a Jesús! Amén. 

UNA PINCELADA HISTÓRICA

Nació en Italia el 18 de enero de 1847. En su infancia conoció las alegrías de la inocencia y las despreocupaciones de la edad. Hacia los siete años, no resistiendo ya al urgente llamado de Jesús, fue a la Iglesia de Santa María y recibió a escondidas su Primera Comunión. Al crecer se veía cada vez absorbida por el solo pensamiento de Jesús presente en la Eucaristía. Con el pasar de los años se volvió un apóstol de la Eucaristía. Quería llevar a Jesús Sacramentado sobre una alta montaña para que todos lo vieran y lo adoraran.Inició entre sus mejores compañeras la Guardia de Honor, y elaboró el programa de su vida: “Jesús, amarte y hacerte amado”. Pues, su ideal es Jesús. Libre de los vínculos familiares, después de la muerte de sus padres, trató de concretar su ideal eucarístico. Abrió su corazón a Mons. Speranza, entonces Obispo de Bérgamo, el cual se encontraba en Bienno como huésped y le contó el proyecto de fundar una Congregación. El Prelado la animó y le aseguró que ésta es la voluntad de Dios. En 1880 encontrándose en Roma logró hablar con el Papa León XIII del proyecto de fundar un Instituto religioso dedicado a la Adoración. El Papa lo modificó sugiriendo de unir a la Adoración la educación a las jóvenes obreras. Así empezó la obra de las Hermanas Sacramentinas de Bérgamo.

¡La obra de Dios está cumplida! La Fundadora ha dado todas las garantías de continuidad para la Adoración pública perpetua a Jesús Sacramentado; ha transmitido a sus hermanas su precioso patrimonio espiritual: espíritu de oración, de sacrificio, de mortificación, de obediencia, de humildad, de caridad, sobre todo, hacia los pobres. Ya podía ir al encuentro del Esposo. El 18 de febrero de 1903, a medio día, inclinando la cabeza hacia la Iglesia de la Adoración entregó el espíritu. 

¿QUERÉS IMITAR LAS VIRTUDES DE LOS SANTOS?

Cuentan que un derrumbamiento financiero forzó a la separación de los dos Fundadores y por lo tanto a la división en dos Institutos. El 19 de enero de 1889 la Madre Gertrudis escribe: “Este es el día de la terrible catástrofe Mi Jesús, en pocos minutos estarán aquí, vienen a clausurar todo. Ayúdame en la dura prueba, ayúdame por caridad. Los hombres clausuran nuestras casas. Mi querido Jesús, hágase Tu voluntad. Amén”. “…Mi pobre instituto, si es de Tu agrado lo sustentarás””. “Tan sólo Vos podés levantarme, tan sólo Vos ayudarme. Tan sólo confío en Vos. ¡único Dios!”. (Los Escritos, p. 57, 59; Brescia1981).

PARA MEDITAR… 

Si creemos que Dios es amor y nos ama con todo su infinito amor, la conclusión lógica es que podemos abandonarnos tranquilamente en sus manos, sabiendo que Él piensa en nosotros y nos cuida y quiere lo mejor para nosotros. Abandonarse es fiarse de Dios. Es aceptar su voluntad en cada instante. Es no rebelarse contra sus planes sobre nosotros. Es dejarse llevar sin preguntar a dónde ni porqué. Es entregarle la responsabilidad de la vida. Algo así como firmarle un cheque en blanco. Abandonarse significa estar en permanente actitud de escucha y de apertura a su voluntad en cada momento. Es estar totalmente disponible a sus planes. Es dejarse perder en su Amor como una gotita de agua en el mar. Es creer hasta la audacia en su providencia amorosa. Por eso, te pregunto: ¿Estás dispuesto a aceptar una enfermedad o cualquier otra desgracia humana sin rebelarte contra Él? Entonces, ¿por qué tienes miedo de abandonarte? ¿No te fías? ¿No estás dispuesto a aceptar el sufrimiento? ¿Solamente quieres recibir bienes y alegrías?  Él te dice: “Yo nunca te dejaré ni te abandonaré” (Jos 1,5; Heb 13,5).

IMÁN DE SANTIDAD

Santa Gertrudis tenía un gran amor por Jesús sacramentado, estar en la presencia del Santísimo Sacramento cambió su vida y su corazón. ¿Te animas a imitar su ejemplo y dedicarte a pasar tiempo con Jesús en la eucaristía? 

ORACIÓN FINAL

Oh Dios, que elegiste a santa Gertrudis entre tus santos, te pedimos dejarnos atraer por su ejemplo, dejarnos guiar por sus enseñanzas, para que también nuestra existencia se convierta en un canto de alabanza a Dios. Que nos obtenga cumplir esta misión evangélica la intercesión de la Virgen María y del luminoso ejemplo de esta santa. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

Padre Marcelo

#LosApostolesDeLosUltimosTiempos #SantosDelSigloXX

 

A %d blogueros les gusta esto: