DÍA #23 – Santa Francisca de Sales Aviat

ORACIÓN INICIAL 

¡Ayúdame, Espíritu divino, a ser constante en mi vida espiritual, a que mi vida esté impregnada de la sabiduría divina para crecer en santidad! ¡Concédeme la gracia, Espíritu de sabiduría, de poner siempre en todo lo que haga mi corazón a Jesús! Amén. 

UNA PINCELADA HISTÓRICA

Nació en Francia el 16 de septiembre de 1844. Fue bautizada al día siguiente de su nacimiento con el nombre de Leonia. Su vida estuvo marcada por tres etapas fundamentales, el período de formación en el monasterio de la Visitación de Troyes, el encuentro con el padre Louis Brisson, futuro fundador de los Oblatos de San Francisco de Sales; y la aplicación de las leyes subversivas contra los institutos religiosos en Francia a finales de siglo.

Leonia permaneció en el monasterio de la Visitación hasta la edad de 16 años. Ya entonces manifestó a la superiora su deseo de hacerse religiosa, pero ella le respondió: “Aquello para lo que Dios te tiene destinada no está aún preparado; déjale actuar y haz siempre la voluntad divina”. Cuando salió del monasterio, su padre había dispuesto para ella un matrimonio, pero Leonia pensaba ya en la vocación religiosa y no quiso acceder a los deseos de su padre. En 1865, visitó un establecimiento industrial de Sézanne y surgió en ella el deseo de atender a las obreras. Entretanto, el padre Louis Brisson había fundado en el año 1858 las “Obras para las trabajadoras jóvenes”, poniéndolas bajo la protección de san Francisco de Sales: proporcionaban a las jóvenes locales seguros, comida y la asistencia de almas buenas y generosas, pero les hacía falta también la formación humana y la educación religiosa.

En 1866 conoció la obra de asistencia a las jóvenes que había comenzado el padre Brisson y compartió inmediatamente el proyecto del padre. El 30 de octubre de 1868 Leonia vistió el hábito religioso, junto con otra antigua compañera del internado, y tomó el nombre de Francisca de Sales. Otras jóvenes se unieron a ellas. Su última gran prueba fue la muerte del padre Brisson. En sus últimos seis años de vida veló celosamente por la redacción definitiva de las Constituciones, que fueron aprobadas por el Papa Pío X en 1911. Falleció a la edad de 69 años, en Italia el 10 de enero de 1914.

¿QUERÉS IMITAR LAS VIRTUDES DE LOS SANTOS?

El 18 de abril de 1866 Leonia Aviat entra en la Obra de San Francisco de Sales, junto con una de sus antiguas compañeras de internado, Lucía Carmet. Desde ese momento su oración fue:

“San Francisco de Sales, ya que me has escogido para estar al frente de esta pequeña tropa, concédeme tu espíritu, tu corazón. Hazme parte de tu unión con Dios y de este espíritu interior que sabe hacerlo todo con él y nada sin él”.

PARA MEDITAR…

Menciona el Abad Jean Pateau que si la fe católica fue puesta en duda durante los primeros siglos de la Iglesia, hoy es cierto lo mismo. Y, si no se pone en duda la fe, es peor porque simplemente se la ignora. A los cristianos les gusta describirse como hombres buenos, misericordiosos, caritativos. Lejos de nosotros afirmar que un cristiano no debería tener estas cualidades. Sin embargo, tenemos que recordar que no son específicamente cristianas. Todos los hombres están llamados a hacer el bien y evitar el mal.Un cristiano es un discípulo de Cristo. Cree que Jesús es Cristo, el Hijo encarnado de Dios, Dios Él mismo, que murió y resucitó para nuestra salvación. La fe en Cristo: esa es nuestra marca distintiva. Un fiel es el que tiene fe. Compartimos esta fe con los primeros cristianos. Esta fe no ha cambiado, no puede cambiar. En el culmen de las persecuciones, nuestros hermanos en la fe escribían antes de morir, en la arena de los circos o en los muros de sus prisiones, la palabra ichtus, formada con las iniciales de las palabras que en griego significan “Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador”, Lo que les falta a demasiados cristianos hoy es precisamente lo que le faltaba al joven rico: la llama de la fe, que nos permite vivir el día entero con Cristo. El regalo radical de Dios reclama el regalo radical del hombre: ¡”Dios o nada”!

IMÁN DE SANTIDAD

Preguntémonos con sinceridad: ¿Cristo es realmente el centro de mi existencia como lo fue para los santos?; ¿qué pasos puedo y debo dar hoy para que el Señor pueda entrar en mi corazón?

ORACIÓN FINAL

Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles elegiste a Santa Francisca de Sales, para que manifestaras a sus hermanos el camino que conduce a Ti, concédenos que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo, nuestro maestro, para que logremos así alcanzar un día, junto con nuestros hermanos, la gloria de tu reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén

 

Padre Marcelo

#LosApostolesDeLosUltimosTiempos #SantosDelSigloXX

 

A %d blogueros les gusta esto: