Día #10

DÍA #10: Nuestra Señora de La Vang 

HISTORIA DE LA APARICIÓN:

VIDENTE: Multitud de personas

FIESTA: 15 de agosto

Cuando la persecución de los vietnamitas católicos comenzó, muchos de ellos fueron a un lugar cercano al pueblo de Quang Tri y buscaron refugio en las profundidades de la foresta de La Vang. Una gran cantidad de personas sufrieron del frío, del acecho de las bestias salvajes, enfermedades de la selva y hambruna. Por las noches se congregaban en pequeños grupos para orar y rezar el Santo Rosario. Inesperadamente, una noche fueron visitados por una bella Señora que vestía un largo manto, sostenía un niño en sus brazos y tenía dos ángeles a su lado.

Reconocieron a la Señora como a Nuestra Santísima Madre. Ella los confortó y les enseñó cómo hervir las hojas de los árboles a su alrededor y así, usarlos como medicina. También les dijo que, desde ese día en adelante, todo aquel que fuera a ese lugar para orar, sería escuchado. Todos los presentes testimoniaron el milagro. Después de esta aparición, la Santísima Madre, continuó apareciendo reiteradas veces a los fieles en el mismo lugar por casi un siglo de persecución religiosa. Entre los muchos grupos de católicos vietnamitas que fueron quemados vivos por su fe se encuentra un grupo de 30 fieles que fueron apresados después de salir de su refugio en la foresta de La Vang. Haciendo caso a su súplica fueron llevados a la pequeña capilla de La Vang donde fueron inmolados. La Vang es así tierra de mártires.

GRADO DE APROBACIÓN:

Esta aparición tiene el reconocimiento de la Santa Sede a través del Santo Padre. Además, en agosto de 1962, S.S. San Juan XXII, la elevó a Basílica durante la ceremonia de canonización de 117 mártires vietnamitas.

MEDITACIÓN DEL DÍA: perseguidos por la fe

El Papa Francisco en su homilía mencionando a los perseguidos por su fe comenta que: “Los Hechos de los Apóstoles, cuando hablan del diácono Esteban, el protomártir, insisten en decir que él era un hombre «lleno del Espíritu Santo» (6, 5; 7, 55). ¿Qué significa esto? Significa que estaba lleno del Amor de Dios, que toda su persona, su vida, estaba animada por el Espíritu de Cristo resucitado, lo que le impulsaba a seguir a Jesús con fidelidad total, hasta entregarse a sí mismo”.

¿Dónde encontraron la fuerza para permanecer fieles? Precisamente en la fe, que nos hace ver más allá de los límites de nuestra mirada humana, más allá de la vida terrena, hace que contemplemos «los cielos abiertos».

Es en Cristo que encontramos la fuerza de ir contracorriente, es en el Corazón de Jesús que encontramos toda la fuente de vida necesaria para llevar adelante Sus planes, que éstos son para nosotros, ¡la felicidad máxima a la que podemos aspirar como hijos de Dios!

PROPÓSITO DEL DÍA:

Ofrezco mi día y oraciones por los que son perseguidos por la fe, para que puedan encontrar la fortaleza de permanecer fieles hasta el final.

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: