Día #11

DÍA #11: Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

HISTORIA DE LA APARICIÓN:

VIDENTE: SANTA CATALINA LABOURÉ 

FIESTA: 27 DE NOVIEMBRE

La antigua capilla del Sagrado Corazón, en la Casa Madre de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, Rue du Bac, se ha convertido en la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, allí fue donde se le apareció la Virgen María a Catalina Labouré. La medalla que la Virgen confió a Catalina no ha cesado de difundirse desde 1832. 

Catalina, novicia, estaba presente cuando trasladaron los restos de su fundador, San Vicente de Paúl, a la nueva Iglesia de los Padres Vicentinos a solo unos metros de distancia de su noviciado. En esta capilla, durante la novena, Catalina vio el corazón de San Vicente en varios colores. Sor Catalina, tuvo también la gracia especial de ver todos los días al Señor en el Santísimo Sacramento. Una noche, un ángel la despierta y la lleva a la capilla al encuentro de la Santísima Virgen.

La Virgen María comunica a Catalina la misión que Dios le quiere confiar, la acuñación de una medalla, en la que apareciera una M, sobre la cual había una cruz descansando sobre una barra y, debajo dos corazones de Jesús y María, el primero circundado de una corona de espinas y, el segundo, traspasado por una espada. En torno había doce estrellas. “Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza”. 

GRADO DE APROBACIÓN ECLESIÁSTICA:

Esta aparición cuenta con el más alto grado de aprobación. Está incluida en el calendario litúrgico y cuenta con liturgia propia.

MEDITACIÓN DEL DÍA: LA CONFIANZA

San Juan Pablo II en una de sus homilías comentó acerca de la Medalla Milagrosa “tu corazón fue traspasado junto con su Corazón. Y ahora, en la gloria de tu Hijo, no cesas de interceder por nosotros, pobres pecadores. Velas sobre la Iglesia de la que eres Madre. Velas sobre cada uno de tus hijos. Obtienes de Dios para nosotros todas esas gracias que simbolizan los rayos de luz que irradian de tus manos abiertas. Con la única condición de que nos atrevamos a pedírtelas, de que nos acerquemos a ti con la confianza, osadía y sencillez de un niño. Y precisamente así nos encaminas sin cesar a tu Divino Hijo”. 

La Virgen nos invita a confiar plenamente en su intercesión, no tengamos miedo de amarla mucho, ella quiere más que nadie que lleguemos y permanezcamos unidos a su Hijo Jesús.

PROPÓSITO PARA HOY

Te invito a que, en cualquier momento del día, frente a una imagen de la Virgen o en el rezo del Santo Rosario le pidas a ella que te ayude a crecer en confianza, para poder así ¡crecer en amor a Jesús a lo largo de esta Cuaresma!

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: