Día #13

DÍA #13: Nuestra Señora del Milagro 

HISTORIA DE LA APARICIÓN:

Vidente:  Alfonso Ratisbonne

Fiesta: 20 de enero

Alfonso Ratisbonne, abogado, banquero muy rico, judío pero libertino, despreciaba particularmente a la Iglesia Católica y al clero. Un compañero protestante, conociendo los milagros ocurridos por medio de la Medalla Milagrosa, lo desafió a someterse a una simple prueba para ver la eficacia de la medalla. Debía llevarla y rezar el Memorare todos los días. Ratisbonne, para demostrar que nada le iba a persuadir a convertirse, se puso la medalla. El y un grupo de amigos se comprometieron a rezar por la conversión de Ratisbonne. Entre ellos, el conde Laferronays, que estaba muy enfermo, ofreció su vida por la conversión del “joven judío”.  Ese mismo día entró en la Iglesia y rezó 20 Memorares por esa intención, sufrió un ataque al corazón, recibió los sacramentos y murió.

Ratisbonne entró en la Iglesia por el funeral del conde y, de pronto, el altar dedicado a San Miguel Arcángel se llenó de luz y se le apareció la Virgen María tal como en la imagen de la medalla que llevaba en el cuello. Él se arrodilló y se convirtió. Más tarde escribió: “Una fuerza irresistible me llevó hacia ella. Ella me pidió que me arrodillara. Ella no dijo nada, pero yo lo entendí todo”.

Cuando el barón regresó se encontró a su amigo orando de rodillas con gran fervor frente al altar de San Miguel. Ratisbonne le dijo que deseaba confesarse y prepararse para entrar en la Iglesia. El 31 de enero recibió el bautismo, la confirmación y la comunión. En 1847 Alfonso Ratisbonne fue ordenado sacerdote jesuita.

GRADO DE APROBACIÓN:

No hay reconocimiento expreso de las apariciones pero, S.S. Pío XII, bendijo la imagen de la Virgen llevada en procesión a la gruta de las apariciones marianas el 5 de octubre de 1947 delante de 500.000 personas.

MEDITACIÓN DEL DÍA: la conversión

Decía San Juan Pablo II que: “El Señor es la luz y el Señor viene a iluminar nuestros corazones, hay que dejarlo entrar. Que Él ilumine toda nuestra realidad. A veces se puede vivir en la oscuridad porque no se quiere aceptar el propio pecado y la propia debilidad; no se quiere ver el camino que está indicando el Señor y se prefiere una vida sin muchas complicaciones. Se prefiere vivir en la oscuridad que salir de ella. Con la venida del Señor no podemos permanecer indiferentes. Él nos trae su misericordia y su amor; Él sale a nuestro encuentro y nos abraza, pero no nos puede obligar. Nos pide que demos un paso y Él se encargará del resto; nos pide que queramos y Él se encargará de que podamos. A veces se puede creer que la conversión es imposible, que aún estamos muy lejos, que el camino es largo y cansador, pero ¿qué vida es fácil? Toda elección conlleva una renuncia. Los discípulos que siguieron a Jesús antes de renunciar a sus redes, a su pequeño mundo, se encontraron con una vocación más grande y maravillosa. Lo único que hay que hacer es dejar nuestro pequeño tesoro para alcanzar uno más grande. Sólo hay que dejarse sorprender por el Señor y tirarse en sus manos.”

PROPÓSITO PARA HOY

Te invito a que en tu oración personal con Jesús le pidas una sincera conversión de corazón. ¡No hay tiempo más propicio que la Cuaresma para renunciar a aquello que me aleja del amor de Dios!

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: