Día #21

DÍA #21: Nuestra Señora de Castelpetroso
 
HISTORIA DE LA APARICIÓN:
 
VIDENTE: Vivian y Serafina
FIESTA: 22 DE MARZO
 
El 22 de marzo de 1888 la Virgen se aparece en un monte de Castelpetroso (Molise, Italia) a dos campesinas que estaban buscando una oveja perdida. Vivian se hallaba de camino a un lugar llamado Cesatra Santi, donde la familia tenía un pequeño lote de tierra. Al principio su madre no estaba muy convencida de dejarla ir sola, ya que había muchos lobos salvajes en esa área. Vivian llevó consigo a su prima Serafina y se armó con un rastrillo que también le ayudaría a preparar la tierra para poder sembrarla en la primavera.
La mañana del 12 de marzo, como era la costumbre, llevaban un grupo de ovejas a pastar mientras trabajaban la tierra. Alrededor de las 3 de la tarde se dieron cuenta que las ovejas se habían perdido de vista. Mientras las buscaban pasaron por una pequeña cueva por cuya abertura veían salir un rayo de luz. La entrada a la cueva era tan pequeña que ellas no podían entrar. Vivian estaba sorprendida y alarmada, pero llena de valor como para mirar más de cerca lo que estaba sucediendo. La fisura en la roca estaba bañada con la luz.
Diez días más tarde, el 22 de marzo, llena de curiosidad y con la excusa de seguir cultivando la tierra para la siembra consiguió permiso para ir sola a la cima de Mount Patalecchio. Fue entonces que, por primera vez, pudo ver la imagen de la Madre Dolorosa con el cuerpo muerto de Jesús a sus pies. La Madre Dolorosa estaba con una rodilla en la tierra, en adoración, su cabeza mirando hacia el cielo de modo suplicante y de sus ojos caían lágrimas; sus manos con las palmas dirigidas hacia el cielo. La Virgen María llevaba un velo púrpura y en su pecho se veía su Corazón traspasado por siete espadas.
 
GRADO DE APROBACIÓN:
 
Esta aparición está reconocida oficialmente por el Obispo del lugar, aquí su testimonio: “Yo también puedo testificar que, al dirigirme a aquel lugar sagrado, mientras me hallaba recogido en oración, experimenté la aparición de la Virgen. Se apareció con la actitud y la grandeza de la Madre Dolorosa”.
 
MEDITACIÓN DEL DÍA: el dolor
 
La Virgen se presentó a dos campesinas en Italia como la Madre Dolorosa. No dijo ninguna palabra, pero al contemplar la imagen no es necesario. Esta escena tiene por sí sola una imagen profunda. La Virgen se mostró apoyada en una sola rodilla reconociendo la divinidad de su Hijo. Su corazón doloroso y traspasado por siete espadas y las lágrimas que corren por sus mejillas. El cuerpo muerto del Redentor reposando en el manto atestigua el precio que Dios hizo pagar a su Hijo por la remisión y satisfacción de los pecados del mundo. Las manos de la Virgen abiertas y dirigidas al cielo significan la ofrenda perfecta a la voluntad del Padre que en su plan para redimir al mundo escogió la amarga Pasión y muerte de su Hijo.
La Virgen es experta en dolor, Ella sufrió el gran dolor de ver como injustamente trataban mal a su propio Hijo, lo crucificaron y murió como un malhechor. Si estás sufriendo, si estás pasando por momentos de dolor, Ella te va a entender más que nadie.
 
PROPÓSITO DEL DÍA:
 
Rezamos por todos los que están pasando por momentos y situaciones de mucho dolor, especialmente por las mamás que sufren a causa de las enfermedades o situaciones difíciles por las que atraviesan sus hijos.
Ofrécele el dolor que hay en tu corazón a Jesús por intercesión de María.

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: