Día #26

DÍA #26: Nuestra Señora de la Revelación
 
HISTORIA DE LA APARICIÓN:
 
VIDENTE: Bruno Cornacchiola
FIESTA: 12 de abril
 
La lucha entre las dos ideologías imperantes, el comunismo frente al nazismo y el fascismo, habían calado en las conciencias nacionales e individuales de los pueblos y personas. Bruno Cornacchiola no era una excepción, su escasa formación académica unida a la pobreza en la que creció, le llevaron a militar en el partido de acción izquierda italiano, militancia que le llevó a participar en la Guerra Civil Española contra el bando nacional. Durante su estancia en España sus posturas se radicalizaron, llegando a la absurda idea de volver a Roma y matar al Papa. Pero en abril de 1947 la Virgen María se le comienza a presentar como la que vive en la Trinidad Divina, exhortándole a la conversión.
La Virgen, en la primera aparición, extendió el brazo izquierdo y le mostró una sotana negra y un crucifijo roto, los mismos que él un día había roto. Y con una voz dulce le dijo: “Soy la que está en la Trinidad Divina. Soy la Virgen de la Revelación. Tú me has perseguido, ¡ya basta! Entra en el redil, el juramento de Dios es santo, los nueve viernes que hiciste antes de entrar en el redil de la mentira son los que te han salvado. Obedece a la autoridad del Santo Padre.”
 
El día 9 de diciembre de 1949 Bruno visitó al Papa entregándole en sus propias manos la Biblia protestante con la que había dado muerte a muchas almas infundiéndoles su errónea interpretación y el puñal con el que había pretendido matarlo. Pidió perdón al Santo Padre y le contó todo. El Papa le respondió que el arrepentimiento es el mayor perdón y le dio la bendición aprobando que el fuera a predicar la misericordia de Dios transmitida por medio de la Santísima Virgen.
 
GRADO DE APROBACIÓN:
 
Estas apariciones no fueron todavía aprobadas formalmente por la Iglesia, pero recibieron la bendición del Papa Pío XII transmitida por la Secretaría de Estado. El mismo Papa Pío XII bendijo la imagen.
 
MEDITACIÓN DEL DÍA: el Espíritu Santo
 
En esta aparición la Virgen ayudó a Bruno en su conversión. El vidente de Tre Fontane pasó de ser una persona que perseguía la fe a ser un apóstol de la misericordia de Dios y del mensaje que la Virgen le había dado.
La Virgen se le apareció varias veces a Bruno, entre ellas le confió mensajes específicos para los sacerdotes invitándolos a una vida de mayor obediencia al Magisterio, fe intensa a las verdades reveladas, mayor oración, acoger una forma propia de vestir, y un estilo de vida puro y digno de lo que son.
La Virgen pide que los sacerdotes sean obedientes al Magisterio, que recen más y que acojan una forma propia de vestir. No los juzguemos, sino que recemos por ellos, para que el Señor les conceda la gracia de poder ser fieles a la enseñanza de la Iglesia y al llamado que el Señor les hizo.
 
PROPÓSITO DEL DÍA:
 
Hoy rezamos especialmente por los sacerdotes. Por el sacerdote de la Parroquia a la que voy, el que me bautizó, el que me confiesa, por los sacerdotes que me caen bien y también por los que me caen mal; para que el Señor los ayude en el camino hacia la santidad.
En el Rosario, en la Misa o en mis oraciones del día de hoy rezo especialmente por la santidad de los sacerdotes en el mundo entero.

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: