DÍA #3

DÍA #3: VIRGEN DEL CARMEN 

HISTORIA DE LA APARICIÓN:

VIDENTE: San Simón Stock

FIESTA: 16 de julio

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock General de la Orden de los Carmelitas. Simón recurrió a la Virgen poniendo la Orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían y no estaban pasando por un buen momento. En su oración la llamó “La flor del Carmelo” y la “Estrella del Mar” y le suplicó la protección para toda la comunidad. En respuesta a esta ferviente oración el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la Orden con la siguiente promesa: “este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno”. Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado a vivir una vida más comprometida con la espiritualidad carmelita y así, muchos laicos, comenzaron a utilizar el escapulario por su devoción a la Virgen. Fue así que la Iglesia extendió el privilegio del escapulario a los laicos. La Santísima Virgen se apareció al Papa Juan XXII en el siglo XIV y le prometió para quienes cumplieran los requisitos de esta devoción que “como Madre de Misericordia con mis ruegos, oraciones, méritos y protección especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus penas, (…) sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza”.

GRADO DE APROBACIÓN:

Esta aparición cuenta con el más alto grado de aprobación. Está incluida en el calendario litúrgico y cuenta con liturgia propia.

MEDITACIÓN DEL DÍA: escapulario

Significado y promesas del escapulario: “Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno”, dijo la Virgen a San Simón Stock. Luego la Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a todos, no solo a los carmelitas.

El escapulario tiene 3 significados:

1) El amor y la protección maternal de María: la Virgen nos envuelve con su manto en señal maternal de protección y cuidado, nos llena con su amor maternal.

2) Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.

3) El suave yugo de Cristo: El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar. Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

PROPÓSITO DEL DÍA:

Renuevo mi amor hacia la Virgen y le pido la gracia de llevar el escapulario con amor, sabiendo que ella me protege y me ama. Renuevo mi promesa de llevar el escapulario siendo un fiel discípulo suyo, sirviendo a Su Hijo Jesús con todo el corazón. Si aún no llevo el escapulario y quiero hacerlo me preparo espiritualmente y busco algún sacerdote para que me lo imponga.

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: