Día #7

DÍA #7: Nuestra Señora de Siluva

HISTORIA DE LA APARICIÓN:

VIDENTE: unos pastorcitos

FIESTA: 8 de septiembre

En el verano de 1608, unos pastorcitos, mientras estaban con el rebaño cerca de la aldea de Siluva, vieron a una mujer hermosa. Jugaban cerca de una gran roca. Repentinamente quedaron inmóviles uno tras otro mirando fijamente en dirección a la roca. Podían oír un llanto fuerte. Entonces los niños vieron a una mujer que sostenía a un bebé en brazos. Ella lloraba amargamente. No habló, pero los miró con gran tristeza. La mujer vestía un traje azul y blanco y una luz extraña rodeaba a la mujer y al niño.

El pastor calvinista y mucha gente de la aldea también vieron a la señora que lloraba con el bebé en brazos, tal como los niños la habían descrito. La mujer reflejaba un dolor profundo y sus mejillas estaban llenas de lágrimas. Finalmente, el pastor recuperó la calma y le preguntó: “¿por qué llora usted?” Con una voz llena de dolor, ella contestó que “había una época en que mi amado Hijo era adorado por mi pueblo en este mismo lugar. Pero ahora han dado este suelo sagrado al arado, a la siembra y a los animales de pasto”. Dicho esto, sin más palabras, desapareció.

La certeza de que la Madre de Dios se había aparecido para regañarlos por haberse apartado de la fe católica creció rápidamente entre la gente. La mayoría prestó atención al mensaje de la Virgen y comenzó a volver a la iglesia. Una década más tarde, en la fiesta de la Natividad de la Virgen María, más de 11.000 personas recibieron la Comunión durante una Misa celebrada en el lugar de las apariciones.

GRADO DE APROBACIÓN:

La aparición fue reconocida por la Santa Sede a través de un decreto papal publicado por S.S. Pío VI el 17 de agosto de 1775.

MEDITACIÓN DEL DÍA: el testimonio

Dice la Palabra: “Es preciso que anuncie también el Reino de Dios en otras ciudades”. La Buena Nueva se debe de proclamar principalmente a través del testimonio.

Al vivir en una sociedad en donde la fe “pasó de moda”, es necesario que como católicos siempre manifestemos una capacidad de comprensión y de aceptación que interpele, buscar la solidaridad y un esfuerzo notorio por lo bueno y noble.

Necesitamos irradiar de forma sencilla y espontánea la fe en los valores que Jesús nos invita a vivir, siendo conscientes de que éstos van a “contracorriente”. Es a través de este testimonio, sin palabras, que se interpela a los no creyentes y los hace cuestionarse cosas como: ¿Por qué son así? ¿Por qué viven de esa manera? ¿Qué es o quién es el que los inspira?

PROPÓSITO DEL DÍA:

Te invito a compartir tu testimonio de fe y el encuentro transformador con Cristo a un hermano no creyente. Pedile al Espíritu Santo que te prepare el momento para que pueda dar frutos en la vida de quien lo necesita oír.

Padre Marcelo

Ingresando AQUÍ podes bajar el libro de oraciones para cada día.

#CuaresmarioMariano #UnCuraEnLasRedes

A %d blogueros les gusta esto: