Adviento Día #12

Día #12: “Del rechazo en aceptar Tu voluntad, Líbrame Jesús.”

No sé en qué momento de tu vida te encontrarás al leer esto, o si en algún momento sentiste resistencia o dudas acerca de si Dios te estaba llamando a algo, quizás rechazaste por completo a Dios o quizás no te creiste lo suficientemente capaz. Dios nos invita a vivir lo extraordinario, vivir completamente al máximo la vida que nos tiene preparado.

Podemos ver en el antiguo testamento el llamado de Moisés, como Dios lo utilizó para guiar a los israelitas fuera de Egipto a la tierra prometida. Moisés no pensó que él tenía todas las cualidades para llevar adelante semejante misión, él dudó, le dijo a Dios, ¿Quién soy yo para ir a Faraón, y sacar a los hijos de Israel de Egipto?, y Dios prometió estar con Él, darle lo que precisaba para lo que le estaba encomendado. El estuvo siempre en cada paso, siempre guiandolos a la tierra prometida. Hubo momentos en los cuales ellos dudaron de si verdaderamente Dios estaba con ellos, en otros momentos pensaron en cómo eran sus vidas en Egipto y de por que Dios los estaba guiando a morir en el desierto! Pero ese no era el plan de Dios, su plan era guiarlos a la tierra prometida. Les estaba enseñando a ser personas de Dios, a ser santos como es santo, y finalmente preparandolos para entrar a la tierra prometida. Esto es una verdad para cada uno de nosotros, en el momento que el tiempo llegó, Dios envió a Jesús, Emanuel – Dios con nosotros – para estar con nosotros, encontrarnos donde estamos para llevarnos a la tierra prometida: en el cielo!

Muchas veces podemos pensar como Moisés que no tenemos lo que se necesita para llevar adelante sus planes, pero te recuerdo que Él provee, El nos dará las palabras correctas, nos guiará paso a paso. Así como Dios guió a Moisés fuera de Egipto, así nos guia a nosotros fuera de nuestro “propio Egipto”, nos lleva fuera del lugar del pecado, de la incapacidad, de la desesperación, nos dirige a una vida completamente abandonada en El. Esa tierra prometida no solo nos la tiene preparada en el cielo, sino que tiene lo mejor para cada uno de nosotros aquí en la tierra.

Coloquio del día: “Señor, ¿cuál es el próximo paso al que me llamas a dar?”

Gesto  del día: Realizar un acto u oración de abandono acerca de eso que tanto me cuesta confiarle a Dios.

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: