Adviento Día #19

Día #19: “Del miedo de lo que el amor exige, líbrame Jesús.”

El amor es demandante, y puede llegar a requerir un riesgo, porque nuestro Dios es amor y lo pide todo de nosotros. El amor precisa de la confianza, confianza en el Señor cuando nos pide que le demos todo, confiar en que no nos pide todo para quitarnoslo y dejarnos sin nada, sino que nos pide esto para que nos podamos vaciar de nosotros mismos y nos llenemos de Él. 

La pobreza no se trata de no poseer nada material, sino ser pobre como Jesús lo fue, para imitarlo a Él y ser llenos con el amor del Padre: “ “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”

El Amor que creó los mundos es persistente como el amor del artista por su obra, y exigente como el amor de un padre por su hijo; celoso, inexorable, demandante, como el amor entre hombre y mujer.

¿Acaso un padre no exige a sus hijos lo mejor de ellos? Incluso a través de situaciones que exijan desafíos, momentos de desánimo, renuncias, incertidumbre, etc.

Es este amor del Padre que nos ayuda a crecer, a moldearnos, a darnos por completo, a no ser tibios, sino que a través de esa entrega nos muestra cómo vivir radicalmente la fe, es decir ser más como Cristo. 

Es por ello que cada día debemos de responder a esos llamados de amor que nos hace, a tomar el riesgo de confiar en Él, incluso cuando no vemos con claridad lo que se aproxima. No dejemos que el miedo tome el control, más bien dejemos que Él se encargue de lo que nos puede apartar de confiar plenamente.

Te invito a meditar el pasaje de la Anunciación, cuando el ángel Gabriel le dice a la Virgen: “María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. “. El miedo no impidió que nuestra Madre dijera que sí, porque la gracia de Dios SIEMPRE es más grande. María Se entregó a Dios con su sí porque confió en Él, y confió en Él porque lo amaba por encima de todas las cosas. ¿Amamos de esta forma a Jesús? ¿Estoy dispuesto a todo por Él?.

Coloquio del día: “Señor, te entrego mis miedos y te pido que me ayudes a confiar más en vos, que pueda ser libre para responder a tu amor como lo hizo nuestra Madre”.

Gesto del día: Meditar Lucas 1:30

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: