Adviento Día #9

Día #9: “De la ansiedad acerca del futuro, líbrame Jesús”

Hay un versículo en las escrituras que habla, en esencia, acerca de que nadie necesitó explicarle a Jesús la naturaleza humana, él la comprendía a la perfección. El también sabe que muchas veces tendemos a preocuparnos y ponernos muy ansiosos por muchas cosas, y así como lo escuchamos decir una y otra vez a través de La Palabra “no teman”, conoce muy bien nuestras debilidades, nuestros miedos y cuán grande puede ser el miedo que le tenemos al futuro. Y eso es lo que la línea del dia de hoy de la Letanía de la Confianza trata tan asertivamente, y dice: “de la ansiedad acerca del futuro, líbrame Jesús”. Al pedirle a Jesús que nos “libre”, significa que necesitamos liberarnos de algo, y, ¿qué es eso de lo que necesitamos liberarnos? precisamos liberarnos de la ansiedad, para poder poder vivir libremente el presente, y es en el tiempo presente donde Dios reside, el vive aquí y ahora y tiene todas las gracias, y cosas preciosas que quiere darte. Es por eso que nos quiere hacer libres, para que podamos estar disponibles y abiertos a recibir todo lo que nos quiere regalar ahora.

Padre Pío tiene una frase muy adecuada para este momento, como previamente lo meditamos: Mi pasado, a tu misericordia; Mi presente, a tu amor; Mi futuro a Tu providencia.” El quiere que vivamos libres en el presente para así poder recibir ese amor que tiene para nosotros, y poder estar abiertos a las experiencias y las personas que nos rodean. Pero, ¿cómo hacemos eso?, ¿cómo logramos dejar de preocuparnos y de estar ansiosos? Probablemente ya probaste en decirte a vos mismo “dejá de estar tan preocupado/a”, y te diste cuenta que con decirlo no es suficiente, entonces ¿qué hacemos?. Primero, rezar, rezar para ser librados: “de la ansiedad acerca del futuro, líbrame Jesús”. Segundo, recordar todas las maravillas que obró en nuestra vida, en el pasado, él siempre se encargó de cada detalle, ¿por qué no se encargaría de nuestro futuro también?. Hacer de nuestras preocupaciones una oración, contarselas a Aquel que nos conoce y sabe exactamente lo que precisamos. Mientras te encuentras en adoración, o simplemente caminando y estas ideas ansiosas no te dejan tener paz en el corazón, convertilo en una oración, en una conversación con Jesús.

Coloquio del día: “Señor, en tus brazos me abandono, te doy mis preocupaciones, mi ansiedad, mis miedos para que en mi corazon solo reine Tu paz”

 Gesto del día: Meditar con: 1Pedro 5:7: “Confíenle todas sus preocupaciones, ya que él se preocupa de ustedes.

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: