Día #14

14 DE ENERO

BAJO EL MANTO DE LA VIRGEN

ORACIÓN INICIAL

Señor, porque confío en tu infinita misericordia me presento indignamente ante ti, confío en que estás presente en este lugar, conmigo y en mí. Te adoro con todo mi corazón y no deseo otra cosa que cumplir Tu voluntad. Envía tu Espíritu para que en esta oración puedan mis ojos leer Tu Palabra para encontrar Verdad y Vida, mis oídos escuchar tu voz para no perderme nunca, y en mi corazón guardar tus enseñanzas para poder obrar conforme a tus planes.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 35-37

El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios. También tu parienta Isabel va a tener un hijo en su vejez; de hecho, la que decían que era estéril ya está en el sexto mes de embarazo. Porque para Dios no hay nada imposible.

REFLEXIÓN DEL PADRE MARCELO MARCIANO

Estar bajo el manto de la Virgen es estar protegidos por el Espíritu Santo. La Santísima Virgen María fue visitada por el Ángel Gabriel y éste le aseguró que “el Espíritu Santo la cubriría con su sombra”. Por lo cual, si nosotros estamos bajo el manto protector de la Virgen, estamos bajo la sombra protectora del Espíritu Santo. En estos tiempos que estamos viviendo es importante estar bajo el manto protector de la Santísima Virgen, ya que ella nos protege de todas las acechanzas del enemigo. Cuando la Virgen nos protege con su manto no debemos tener miedo al mal, muchos cristianos actúan por temor y no por amor. La Madre de Dios nos quiere acercar al amor de su Hijo, si nosotros abrimos nuestro corazón y dejamos que Jesús entre en él no tenemos que tener ningún miedo. Ella nos lleva de la mano para que pongamos a Jesús en el primer lugar de nuestras vidas y de esa forma cambiar nuestro estilo de vida. No podemos encontrar paz si Jesús no es el centro de nuestra vida. La única forma de vivir en paz, de qué en nuestras familias haya paz, es que Jesús ocupe el lugar que le corresponde en nuestros corazones, en nuestras vidas, en nuestras familias. No dejemos que Satanás se salga con la suya, ¡volvamos a Dios! El mundo tiene sed de Dios, nuestras familias tienen sed de Dios, nuestros corazones tienen sed de Dios. Si estamos con Dios nada podrá estar contra nosotros, si nos acercamos a su amor no tenemos nada que temer, si nos sentimos amados por Jesús estaremos siempre protegidos.

PREGUNTAS GUÍAS

¿Le pido a la Virgen que e cubra con su manto? ¿Me siento protegido y amado por ella? ¿Me siento amado por Jesús y por María?

ORACIÓN FINAL

Préstame, Madre, tus ojos, para con ellos mirar, porque si por ellos miro, nunca volveré a pecar. Préstame, Madre, tus labios, para con ellos rezar, porque si con ellos rezo, Jesús me podrá escuchar. Préstame, Madre, tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua patena de amor y de santidad. Préstame, Madre, tus brazos, para poder trabajar, que así rendirá el trabajo una y mil veces más. Préstame, Madre, tu manto, para cubrir mi maldad, pues cubierto con tu manto al Cielo he de llegar. Préstame, Madre a tu Hijo, para poderlo yo amar, si Tú me das a Jesús, ¿qué más puedo yo desear? Y esa será mi dicha por toda la eternidad.

Podes descargar el libro entero de #PretemporadaEspiritual AQUÍ

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: