Día #16

16 DE ENERO

PERSEGUIDO POR LA FE

SAN MARCELO

En la serie de los Pontífices, el Papa Marcelo ocupa el puesto número 30. Fue Pontífice por un año: del 308 al 309. Era uno de los más valientes sacerdotes de Roma en la terrible persecución de Diocleciano en los años 303 al 305. Animaba a todos a permanecer fieles al cristianismo aunque los martirizaran. Elegido Sumo Pontífice se dedicó a reorganizar la Iglesia que estaba muy desorganizada. El Papa Marcelo, apoyado por los mejores sabios de la Iglesia, decretó que aquellos que deseaban volver a la Iglesia tenían que hacer algunas penitencias por haber renegado de la fe durante la persecución. El Papa falleció en el año 309.

ORACIÓN INICIAL

Señor, porque confío en tu infinita misericordia me presento indignamente ante ti, confío en que estás presente en este lugar, conmigo y en mí. Te adoro con todo mi corazón y no deseo otra cosa que cumplir Tu voluntad. Envía tu Espíritu para que en esta oración puedan mis ojos leer Tu Palabra para encontrar Verdad y Vida, mis oídos escuchar tu voz para no perderme nunca, y en mi corazón guardar tus enseñanzas para poder obrar conforme a tus planes.

HOMILÍA DEL CARDENAL GIOVANNI ANGELO BECCIU

¿Quién nos separará del amor de Cristo? Ésta es la pregunta que se hace el Apóstol en su carta a los cristianos de Roma. Tenía entonces delante de sus ojos los sufrimientos y las persecuciones de la primera generación de discípulos, testigos de Cristo. Palabras como tribulación, angustia, hambre, desnudez, peligro, persecución, suplicio, sacrificio describían una realidad de sufrimiento y de martirio, que se convertiría más tarde en la experiencia de aquellos que se habían unido a Cristo y que habían acogido su amor con fe. San Pablo se apresura a dar una respuesta cierta a esta pregunta: nada «podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor», nada, ni siquiera la muerte, ni las fuerzas misteriosas del mundo, ni el porvenir, ni ninguna criatura. Puesto que Dios ha enviado al mundo a su Hijo único y este Hijo ha dado su vida por nosotros, un amor así no puede extinguirse. Es más fuerte que cualquier cosa y guarda para la vida eterna a aquellos que han amado a Dios hasta el punto de dar su vida por él. La gloria de los mártires permanece mientras que los regímenes de persecución pasan. La fecundidad de cada anuncio y de cada servicio en la Iglesia se mide por la disponibilidad para ser grano de trigo caído en la tierra, como Jesús, que produjo mucho fruto al morir. (…) Los que quieran hacer fecunda la propia vida, deben tomar decisiones en la lógica de un compromiso que requiere sacrificio, sin excluir el sacrificio de su propia vida. (…) El camino recorrido por el divino Maestro es el mismo que debe recorrer cada discípulo. Jesús no nos pide perder la vida material para tener la vida espiritual; más bien vivir nuestra existencia, no para la conservación y apego a nosotros mismos, sino en el don y en el amor hacia los otros. Sólo el que se da totalmente por amor lleva fruto y se abre a la verdadera vida. (…) El servicio es el verdadero camino para seguirle.

PREGUNTAS GUÍAS…

¿Pienso que vivir la fe radicalmente es para “otros”?

¿Oculto mi fe por miedo a ser “perseguido”?

ORACIÓN FINAL

Jesús, que a través de los ejemplos de vida de tus santos nos inspiras a vivir una fe radical te pido que me des la gracia y la alegría de la conversión para asumir las exigencias de la fe; por la intercesión de María, y de tus santos mártires hagan de mi vida un testimonio eficaz de tu amor. Amén

Podes descargar el libro entero de #PretemporadaEspiritual AQUÍ

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: