Día #42

11 DE FEBRERO

LA VIRGEN DE LOURDES

ESCUELA DE ORACIÓN

En la gruta de Lourdes se le apareció la Virgen a Bernardita, a quién eligió entre la humanidad para revelarse como la Inmaculada Concepción, dogma aprobado apenas cuatro años antes. A partir de entonces la seguía la multitud: muchos para orar con ella y otros para burlarse y menospreciar el mensaje de la Virgen. Pero Bernardita ante la dificultad, no solo moral sino también física (tuvo una salud muy frágil a lo largo de sus 35 años) creció en santidad cultivando muchas virtudes cristianas como la simplicidad y la piedad.

ORACIÓN INICIAL

Señor, porque confío en tu infinita misericordia me presento indignamente ante ti, confío en que estás presente en este lugar, conmigo y en mí. Te adoro con todo mi corazón y no deseo otra cosa que cumplir Tu voluntad. Envía tu Espíritu para que en esta oración puedan mis ojos leer Tu Palabra para encontrar Verdad y Vida, mis oídos escuchar tu voz para no perderme nunca, y en mi corazón guardar tus enseñanzas para poder obrar conforme a tus planes.

ALGUNOS MENSAJES DE LA VIRGEN A BERNARDITA

“Lo que tengo que comunicarte no es necesario escribirlo, hazme únicamente el regalo de venir aquí durante quince días seguidos”. Bernardita se lo prometió y la Virgen contestó: “Te prometo que serás muy feliz, no en este mundo, sino en el otro”.

“Reza por los pecadores”.

“Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un santuario, y que a él deben venir en procesión”.

“Penitencia, Penitencia, Penitencia”.

REFLEXIÓN DEL PADRE MARCELO MARCIANO

Las apariciones de la Virgen solo pueden entenderse desde su misión materna. La misión de la Virgen Santísima no terminó con su Asunción al Cielo. Los siglos XIX y XX estuvieron marcados por las distintas apariciones de la Virgen en el mundo entero. El Papa Pío XII lo llamó la “era de María”, una etapa de repetidas apariciones celestiales de la Virgen a la tierra. Entre esas apariciones celestiales encontramos la visita de la Virgen a Lourdes.

Lourdes, al igual que otros santuarios marianos, es un lugar donde se experimenta mucha paz y hay muchas conversiones. Además de las conversiones la Gruta se ha convertido en lugar de oración. San Juan Pablo II decía en una de sus visitas a Lourdes: “Aquí, la Virgen invitó a Bernardita a rezar el Rosario, desgranando ella misma un Rosario. De este modo, esta Gruta se ha convertido en la sede de una sorprendente escuela de oración, en la que María enseña a todos a contemplar con ardiente amor el rostro de Cristo”.

Esa escuela de oración es producto de los mensajes que la Virgen le dio a Bernardita. La Virgen le hizo el pedido de hacer penitencia y rezar por los pecadores. Hay mucha gente que vive como si Dios no existiera y eso los lleva al pecado y a vivir una vida desordenada. La oración devuelve la paz al corazón y nos ayuda a volver a poner a Dios en el centro de nuestro corazón y de nuestra vida. La oración nos ayuda a salir de nosotros mismos y a darnos a los demás. Tomémonos fuerte de la mano de la Virgen que ella nos lleva al amor de su Hijo Jesús para ser hombres y mujeres de oración.

PREGUNTAS GUÍAS… 

¿Intento ser una persona de oración? ¿Me hago tiempo para rezar?

¿Le ofrezco mis dolores y mis sufrimientos a Jesús y María?

ORACIÓN FINAL

Ayúdame, Señor, a obtener el fruto espiritual que Tú pretendes con esta enfermedad que me has enviado. Haz que comprenda que las enfermedades del cuerpo me ayudan a conseguir un conocimiento más perfecto del mismo, a desprenderme de todo lo creado y me invitan mediante la espontánea reflexión que trae consigo, sobre la brevedad de la vida, a trabajar con más empeño y seriedad en preparar mi alma para la vida futura donde no existe ni enfermedad ni pena, sino el eterno gozo de tu compañía. Amén.

Podes descargar el libro entero de #PretemporadaEspiritual AQUÍ

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: