Día #45

14 DE FEBRERO

POR AMOR… ¡LA VIDA!: SAN VALENTÍN

San Valentín nació en Terni, a unos 100km al norte de Roma, cerca del año 175. Fue ordenado sacerdote por San Felicio de Foligno y consagrado obispo de Interamna por el Papa Víctor I. Según dice la tradición, San Valentín arriesgaba su vida para casar cristianamente a las parejas durante el tiempo de persecución. Por fin entregó su vida en el martirio, que es la máxima manifestación del amor. El amor de este santo sacerdote por Jesucristo y por defender el sacramento del matrimonio nos inspira a elevar el amor humano a las alturas del amor divino para el cual fuimos creados. Los cristianos debemos aprovechar esta fiesta para recuperar el sentido cristiano del amor y del matrimonio a la luz de Cristo.

ORACIÓN INICIAL

Señor, porque confío en tu infinita misericordia me presento indignamente ante ti, confío en que estás presente en este lugar, conmigo y en mí. Te adoro con todo mi corazón y no deseo otra cosa que cumplir Tu voluntad. Envía tu Espíritu para que en esta oración puedan mis ojos leer Tu Palabra para encontrar Verdad y Vida, mis oídos escuchar tu voz para no perderme nunca, y en mi corazón guardar tus enseñanzas para poder obrar conforme a tus planes.

ANÉCDOTA DEL SANTO

Famoso por su evangelización, milagros y curaciones, este sacerdote ejerció su ministerio en Roma durante el siglo III bajo el gobierno del Emperador Claudio II, quien prohibía la celebración de matrimonios entre jóvenes. El gobernante decía que: “los solteros sin familia son mejores soldados, ya que no tienen ataduras”. Valentín consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados. El emperador Claudio se enteró y como el sacerdote gozaba de un gran prestigio en Roma, lo llamó al Palacio. Valentín aprovechó la ocasión para evangelizar y aunque en un principio Claudio II mostró interés, el Gobernador de Roma llamado Calpurnio lo persuadió y el emperador optó por su encarcelación. Ocurrió que el oficial Asterius, encargado de encarcelar a Valentín, quiso ridiculizarlo y lo puso a prueba. “Te reto a que devuelvas la vista a mi hija Julia que nació ciega”. Valentín aceptó e impuso sus manos sobre los ojos de la joven. ”En el nombre del Señor y de su infinito amor te devuelvo la vista”. En el nombre de Jesús se obró el milagro. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. Valentín siguió preso, no pudieron liberar al sacerdote pues el débil emperador lo mandó a arrestar por temor a un levantamiento de los paganos y del ejército romano. De todas formas, fue torturado y decapitado el 14 de febrero del año 270. Lo mataron de noche y en secreto para evitar la reacción del pueblo de Terni donde era muy amado. Como agradecimiento, Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba y a partir de entonces el almendro ha pasado a ser símbolo de amor y amistad duraderos.

PREGUNTAS GUÍAS…

¿Defiendo la fe en todos los ámbitos o solo la comparto con los que “piensan igual”?

¿Me animo a ir “contracorriente” con tal de evangelizar? ¡Animate a anunciar a Jesús SIEMPRE! 

ORACIÓN FINAL

Oh san Valentín, que nos diste una verdadera lección de vida cristiana llevada hasta el heroísmo, hasta el martirio, hasta la más plena identificación con Cristo. Tú, que fuiste dotado de virtud y sabiduría, y que por tu gran caridad mereciste ser llamado padre de los pobres y angustiados, y por los prodigios y milagros que obraste conseguiste la veneración de todos. Tú que impartiste bendiciones a tantos matrimonios y por ello es que eres el Patrono de los enamorados y eres protector de los hogares y del amor conyugal, quiero suplicar tu ayuda, intercede ante María Santísima y su adorado Hijo Jesús para que bendigan todas las familias y parejas para que puedan vivir y llevar adelante sin miedo las enseñanzas de Jesús. Amén.

Podes descargar el libro entero de #PretemporadaEspiritual AQUÍ

Padre Marcelo

A %d blogueros les gusta esto: